Tierra de Cumbia (Blog)

Sesión 6: La Gaita Colombiana

No hay quien al escuchar su enigmático sonido se quede indiferente. Este instrumento de viento hace parte fundamental del sonido de la Cumbia tradicional y de otros ritmos folclóricos como el porro y la puya. Estamos hablando de la gaita colombiana, nombrada así por los españoles debido a la similitud de su sonido con la gaita de pico europea. Sin embargo la gaita también se conoce como kuisi o tolo gracias a su origen indígena localizado en la Costa Caribe colombiana donde hace parte de la cultura de comunidades de nativos como Koguis, Arhuacos, Ika, Wiwa, Atánques, entre otros; todos ellos localizados en la Sierra Nevada de Santa Marta.

La fabricación de la gaita colombiana se realiza con materiales de la tierra a través de un proceso artesanal. El cuerpo de la gaita se hace a partir de tubos provenientes de diferentes tipos de cactus como el Cardón o la Pitahaya, entre otros. Su característica cabeza de color negro es fabricada con cera de abeja o abejorro combinada con carbón vegetal en polvo, para conseguir que la cera sea más resistente al calor. La embocadura por la cual se sopla la gaita para producir el sonido se hace a partir del cañón de una pluma de ave como el pato. La longitud de la gaita puede variar según la mano del artesano quien la construye pero miden entre 70cm y 80cm de largo.

La gaita posee dos modalidades: la gaita hembra y la gaita macho, ambas con distintas funciones. La gaita hembra posee cinco orificios y es la encargada de proporcionar la melodía. La gaita macho, por el contrario, posee dos orificios y su misión es acompañar a la gaita hembra marcando el compás y el contrapunto con notas más graves. Generalmente, el gaitero que toca la gaita macho toca también una maraca e interrumpe, ocasionalmente, la ejecución del instrumento para cantar.

Al pensar en el sonido de la gaita se evoca la existencia de algunos de los grupos de música tradicional más importantes del folclor colombiano. Es el caso de los Gaiteros de San Jacinto con una trayectoria musical que ha atravesado generaciones. Los Gaiteros de San Jacinto nace como agrupación en el año 1930 en el municipio de San Jacinto en el departamento de Bolivar en el caribe colombiano. Desde su creación, esta agrupación se ha dedicado a difundir el folclor y la música de gaita no sólo en Colombia sino también en diversos lugares en Asia, Europa y América.

Otro gran representante de la gaita es el Maestro Sixto Salgado conocido también como Paíto, reconocido por interpretar el sonido de la gaita negra. Paíto y los Gaiteros de Punta Brava conforman otra célebre agrupación de gaita colombiana que también ha viajado por distintos sitios del mundo llevando esta tradición musical. Recientemente en Madrid hemos contado con la suerte de presenciar un concierto de Paíto y los Gaiteros de Punta Brava en el cual nos pudimos dar cuenta que la música tradicional aún tiene mucho que ofrecer.

Es importante resaltar que aunque existen un par de un grupos de música de gaita reconocidos alrededor del mundo, de la misma manera, en la zona del caribe colombiano es donde ha surgido y sigue surgiendo de manera natural todo este talento musical que hace parte de la tradición y la cultura típicas de este lugar. Allí donde las condiciones de vida no son las mejores, la música juega un rol social fundamental sobretodo en la juventud, ayudándoles a encontrar una alternativa ante cualquier tipo de conflicto.

Otra particularidad de los grupos gaiteros es el acompañamiento de los instrumentos de percusión que fueron aportación africana en la época de la colonia y la conquista. De esta manera podemos ver como la música de gaitas y tambores es el resultado de un lenguaje musical que se establece entre la tradición indígena y la cultura africana. El acompañamiento rítmico de instrumentos como el llamador, el tambor alegre y la tambora, dinamizó las antiguas melodías dándoles una nueva interpretación que daría inicio a grandes músicas como la Cumbia. En ese momento de la Historia el mestizaje se da en todo su esplendor generando el nacimiento de los ritmos que trascenderían en el tiempo.

Para celebrar este mestizaje en Colombia existe el Festival Nacional de Gaitas “Francisco Llirene” que tiene lugar cada año en el municipio de Ovejas. En este pequeño municipio colombiano podemos encontrar una gran muestra cultural entre la música, la sabrosa gastronomía y sus artesanías. El festival surgió en el año 1985 con el objetivo de rescatar del anonimato a la música folclórica y reunir a los grupos que se encontraban en la región. Ese año se eligió el nombre de “Francisco Llirene” como homenaje a un reconocido interprete del tambor alegre. Actualmente este certamen recoge lo mejor de la música de gaita con un gran despliegue de agrupaciones profesionales y de aficionados acompañados también de la danza tradicional.

En San Jacinto se celebra también el Festival Nacional Autóctono de Gaitas. El pasado agosto se celebró la versión Nº 25 de este evento donde se encuentran niños y adultos para celebrar la música de gaita en una especie de rito que evoca a nuestros antepasados. Alrededor de 30 grupos de gaiteros, 18 parejas bailadoras de gaita y 5 grupos de danza se reunieron este año para competir por distintos títulos.

Como hemos visto la música de gaita da el origen a algunas de las músicas folclóricas más importantes, a su vez la misma a tenido una evolución a través del tiempo incorporando diferentes instrumentos y matices, lo que la hacen tan rica y digna de reconocimiento. De la misma manera la música de gaita también ha encontrado un lugar dentro de la música contemporánea adaptándose a los gustos de las nuevas generaciones. Grupos enigmáticos como Los Gaiteros de San Jacinto y Paíto y los Gaiteros de Punta Brava son los responsables de inspirar a nuevos músicos que han intentado llevar la gaita a otro nivel con todo tipo de mezclas y experimentos. Es el caso de agrupaciones como Bozá que presenta ”La nueva gaita”. Bozá nace en el año 2008 en Barranquilla con la intención de crear un dialogo universal entre la música de gaita y otras músicas como el funk, el jazz o el reggae, creando así el sonido intrépido de la nueva gaita con un toque más urbano.

Es el caso también de La Chumbimba, agrupación afincada en Barcelona que se dedica también a crear un nuevo sonido a partir de la música tradicional mezclada con el estilo contemporáneo de géneros como el hip hop, el regge, el ska, el rock y el afro-beat.

El camino de la gaita tradicional a la nueva gaita trae consigo toda una historia. Las gaitas suenan a la raíz indígena de un pueblo lleno de tradición pero suena también al mestizaje, a la gloriosa mezcla musical que resultó de unir a América, Europa y África. La música de gaitas habla también de la lucha de un pueblo, del factor social que ocupa la música en la cultura popular en las poblaciones del caribe colombiano y cómo no, su sonido poderoso y ancestral penetra en la cultura actual buscando un espacio en el cual no deja de ser tradicional pero se ve renovado.

Gaita Colombiana

Tierra de Cumbia es el blog de publicación mensual de Tierra Candela. Una serie de entradas que tenemos preparadas donde queremos adentrarnos en el mundo cumbiadélico y tropical. De ésta manera compartiremos con todos ustedes desde los orígenes hasta la actualidad no sólo de la Cumbia si no también de todos los ritmos latinoamericanos.

Te invitamos a comentar, compartir, participar y a compatirnos ideas para nuestras publicaciones a través de blog@tierracandela.com

Textos de Marcela Tovar

@TovarMarcela0