TIERRA DE CUMBIA

Sesión 12: Los Sonidos del Pacífico Colombiano

La región del Pacífico colombiano, toma su nombre gracias al Océano Pacífico con el que limita por el oeste. Esta región es una de las  más ricas de Colombia en todo sentido. Desde sus recursos naturales, pasando por su gastronomía, hasta su importante cultura de herencia indígena y afrodescendiente. Es por esto, que en la entrada de hoy queremos hablar de ella y de toda esa riqueza que posee para compartir con el mundo.

Para empezar, es necesario decir que la región Pacífico está dividida en dos: la zona sur y la zona norte. Cada zona tiene sus características específicas y aporta a que la región sea un conjunto completo. Por un lado, el Pacífico Sur está conformado por los departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca. Por otro lado, el Pacífico Norte lo conforma predominantemente el departamento del Chocó. Cabe resaltar que el Valle del Cauca es una zona intermedia entre la zona sur y la zona norte y comparte características de ambos territorios. En la zona sur podemos encontrar una mezcla de raíces afrodescendientes con diferentes grupos indígenas, mientras que en la zona norte encontraremos una fuerte presencia de raíces africanas. En esta rica mezcla de culturas y en su ubicación privilegiada, radica la grandeza de la Región Pacífica colombiana.

Si nos damos una vuelta por el Pacífico Sur, hay que tener en cuenta que los tres departamentos que lo conforman hacen parte también de la Región Andina. Empezaremos por el departamento de Nariño. Este departamento tiene una ubicación bastante interesante, ya que además de ser una zona andino-amazónica y costa marítima, hace también frontera con Ecuador. Así pues, si hablamos de sus expresiones musicales, podemos encontrar distintos ritmos, entre ellos el bambuco sonsureño. Este tipo de bambuco diferente al del interior del país, se caracteriza por tener una fuerte influencia de los ritmos del sur del continente como la chacarera argentina, la cueca chilena, el san juanito y los huaynos del Perú y Bolivia. A pesar de ser un ritmo alegre, su expresión melódica es melancólica. Sus letras están inspiradas en la cotidianidad, el paisaje y las tradiciones, así como en la memoria colectiva del pueblo.

Si bien es verdad que durante todo el año en Nariño se celebran diferentes festivales en torno a la música y diferentes expresiones culturales, queremos destacar en esta ocasión el Festival de Negros y Blancos. Este fue declarado en 2002 como Patrimonio Cultural de la nación y en 2009 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. El festival se celebra cada año en el mes de enero en la ciudad de Pasto y su origen se le atribuye a la fusión de diversas culturas. Entre ellas, la campesina, la española y la afrodescendiente por lo que el festival toma el nombre que tiene hoy en día. El 5 de enero se celebra El día de los negros en conmemoración a los esclavos africanos, que tenían ese día libre. La gente se pinta la cara de negro, uniendo así a toda la población en una fiesta sin importar su procedencia. Justo al día siguiente, se celebra El día de los blancos, en esta celebración la gente se reúne en un gran desfile donde se tiran polvos blancos o talco en la cara. Además de estos dos días, el festival cuenta con más celebraciones que atraen no sólo a la gente local sino también a gente de todo el país e incluso extranjeros.

Nos trasladamos ahora al departamento del Cauca. Al igual que en Nariño, los habitantes originarios de esta región eran indígenas de diferentes tribus. Este territorio, rico en cultura, es una de las zonas arqueológicas más importantes de Colombia. En cuanto a sus sonidos típicos, es aquí donde empieza a sentirse la presencia de los elementos afrodescendientes con ritmos como el Currulao, aunque también podemos escuchar expresiones musicales andinas como el bambuco y el pasillo u otro tipo de ritmos de origen español como la chirimía.

Algunas de las agrupaciones más reconocidas dentro del panorama musical actual son Herencia de Timbiquí, Canalón de Timbiquí y Grupo Socavón.

No podíamos dejar por fuera a Nidia Góngora, “cantaora” proveniente de Timbiquí y una de las voces femeninas más importantes del Pacífico. Nidia ha sido vocalista de diferentes agrupaciones como Grupo Socavón y Ondatrópica. Uno de sus últimos trabajos es “Curao”, producción musical en la que trabajó de la mano con Quantic.

Continuando con nuestro recorrido, llegamos ahora al departamento del Valle del Cauca. Este departamento se caracteriza por su población variada y resultante de la mezcla con los españoles, la influencia y cercanía de la región de Antioquia y la fuerte presencia de la población afrodescendiente. Cada uno de estos elementos suma a que sus expresiones musicales y culturales sean diversas, aunque se conservan también ritmos tradicionales como el bambuco y el currulao. El currulao es precisamente el ritmo insignia del litoral pacífico. Este ritmo suena a marimba, bombo, guasá y conuno y es el que acompaña dinámicas cotidianas de la región, siendo así una parte fundamental de las tradiciones de esta zona. Debido a su procedencia afrodescendiente el currulao fue un ritmo rechazado en ciertas esferas sociales, pero a pesar de esto resistió e incluso hoy en día existen agrupaciones que se han encargado de mantener viva esta herencia africana ancestral. Uno de ellas es el Grupo Bahía, con más de 25 años de trayectoria.

Vale la pena mencionar también el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez. Este festival que se celebra en la ciudad de Cali se dedica enteramente a difundir, celebrar y preservar la música folclórica de la región del Pacífico.

Cali, capital del departamento, es conocida como la capital mundial de la salsa y es que en sus tierras se baila, se vive y se suda salsa. Cali ha contribuido a la gran historia de la salsa con agrupaciones como el Grupo Niche, Orquesta Guayacán, Orquesta La Identidad y La Gran Banda Caleña, entre otras.

Un rasgo indiscutible de la salsa caleña es la manera en la que se baila. Aunque este estilo haya evolucionado con los años, la peculiaridad de sus movimientos, la rapidez inigualable de los pies y la energía de las acrobacias; siguen siendo lo que diferencia la salsa caleña de otro tipo de bailes. Son muchos los jóvenes que se dedican a bailar salsa profesionalmente y de esta manera representan a Colombia en los campeonatos de baile más importantes alrededor del mundo.

Cada año en el mes de septiembre se celebra el Festival Mundial de la Salsa en Cali. Este evento en el que se reúnen reconocidas orquestas, escuelas de salsa, bailarines y melómanos; se celebra y se homenajea la salsa en todo su esplendor.

La ciudad de Cali funciona también como un centro receptor de todo tipo de expresiones artísticas y epicentro de diversas corrientes musicales más modernas. Es por esto que también ha sido testigo del crecimiento de la salsa choke. Este nuevo ritmo aunque nace en Tumaco (Nariño) es uno de los más bailados actualmente, ya que mezcla la salsa con el reguetón creando así una especie de salsa urbana.

Terminamos nuestro recorrido en el departamento del Chocó, conocido también como el Pacífico Norte. El Chocó es un departamento denso que ocupa gran parte del litoral pacífico colombiano, pero aún así también tiene frontera con el mar Caribe. Los habitantes de esta zona son en su mayoría afrodescendientes. Sus raíces provienen de los esclavos que traían de África y que se mezclaban con las comunidades aborígenes e hispánicas que habitaron la zona durante la colonia. Este factor es fundamental a la hora de entender las expresiones artísticas de los chocoanos, ya que estas surgen cuando los esclavos africanos tenían la necesidad de reunirse para disfrutar de sus limitados momentos de libertad, en los que imitaban los bailes de sus amos musicalizando con instrumentos que fabricaban ellos mismos. En estas reuniones surgieron muchos de los ritmos que trascendieron de generación en generación y que siguen vigentes. Algunos de los ritmos que se pueden escuchar en el chocó son el abozao, la juga, la jota, la contradanza, el makerule y desde luego el currulao.

La música de marimba, columna vertebral de toda la región pacífica, así como sus cantos y danzas tradicionales, son considerados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Esta música además de reflejar la alegría característica de este pueblo, es parte también de las actividades cotidianas y de la vida en comunidad.

Una de las agrupaciones más reconocidas provenientes de Chocó es Chocquibtown y con ellos damos por finalizada esta breve vuelta por el Pacífico colombiano.

La región Pacífica es rica por la mezcla de sabores que en sus tierras podemos encontrar, por la alegría de su pueblo y la magia de su paisaje. Sin embargo esta zona de Colombia pasa desapercibida ante muchos ojos, incluso ante los ojos de los mismos colombianos. Esperamos que después de este pequeño recorrido podamos comprender realmente la importancia de este pedazo del mundo, recordemos su existencia y la celebremos como se merece.

Tierra de Cumbia es el blog de Tierra Candela donde queremos adentrarnos en el mundo cumbiodélico y tropical. De ésta manera compartiremos con ustedes desde los orígenes hasta la actualidad no sólo de la Cumbia si no también de todos los ritmos latinoamericanos. Te invitamos a comentar, compartir y participar.

Textos de Marcela Tovar

@TovarMarcela0