fbpx

Álvaro Llerena Martínez

‘El Tamborero Embrujao’

Desde pequeño descubrió que sus manos tenían un ritmo endiablado: tocaba los taburetes de madera de la cocina de su casa, los campanos del patio, resonaba su barriga, sus pómulos de negro mandinga, hasta que un día, a la edad de cinco años, su mentor, Ramón “Pío” Sánchez, le presentó un tambor.

Álvaro Llerena Martínez, también conocido como “El Tamborero Embrujao”, es descendiente directo de los grandes maestros del tambor del Caribe. A lo largo de su carrera ha participado en numerosos proyectos musicales. Desde 1985 hasta 2006 ha sido el tambor principal de Petrona Martínez, su madre, la gran folclorista colombiana, junto con quien recibió una nominación al Grammy Latino en el año 2001 por su trabajo “Bonito que Canta”. En España ha acompañado a Luis Mateus, a Amina Osorio, a Adolfo Pacheco, al “Binomio de oro de América” y a los “Embajadores del Vallenato”, entre otros.

Álvaro Llerena Martínez, “El Tamborero Embrujao”, llega con “Azúzalo” despertando emociones con su tambor. Sus canciones cargadas de ritmos vivos, como la cumbia, el bullerengue, la puya, el fandango y la champeta, incitan a bailar a quien las escucha y prenden en los espectadores cual llama de fuego. “Tengo ganas de cantar pero no puedo señores …”, proclama Álvaro al inicio del show y todo el público, como embrujado, celebra, canta y baila.

En escena, Álvaro es la voz líder y el tambor principal y se acompaña por músicos de gran categoría. Shango Dely, percusionista colombiano que ha trabajado con los ganadores de los Premios Grammy Carlos Santana, Emilio Estefan, Carlos Vives, DMX, KC Porter, John Barnes, JB Eckl, Andy Vargas y Brian Culbertson y que es el productor musical de “Azúzalo” y director del grupo. Alex Flores, brillante compositor y cantante colombiano formado en guitarra clásica española y curtido en los ritmos autóctonos de su país, que hace los coros, toca la guitarra, el bajo y las maracas. William Carreazo, procedente de Cartagena de Indias, que cautiva cuando hace vibrar su gaita colombiana. Cierran la banda, Rafael Ballesteros a la tambora y Clara Sancho, en los coros y el llamador.

«Azúzalo» trae consigo todo el sabor de la costa caribe colombiana y el hechizo inigualable del Tamborero Embrujao, el hombre cuya voz quema, el hombre de las manos electrizadas.

Azúzalo LP

Vídeo